Cuero y Derivados Piedra S.L.

es una empresa familiar con más de 100 años de experiencia que se dedica a la compra y venta de cueros al por mayor.

Cuero y Derivados Piedra S.L.

La empresa fue fundada por Ricardo Méndez-Piedra y Jesús Méndez-Piedra en 1872,tío y abuelo del actual propietario empezó como una pequeña fábrica de curtidos de pieles , las pieles que curtían era llamadas becerros blancos, negros y suela ganando el premio regional de curtición con el cual podía usar sus marcas en los productos de dicho galardón. Este premio dado en 1975 figura en un grabado hoy en día colgado de las paredes del despacho y que reproduce la antigua industria.
Jesús Méndez-Piedra, padre del actual gerente de la empresa, fue un industrial de Luarca que siguió con la empresa de los cueros. Llego a tener un volumen de compra de 400.000 kilos de cueros en una sola semana.
Tuvo que tomar las riendas a la edad de 14 años por el fallecimiento de su padre y logró que hasta los 61 años su empresa se convirtiera en una de las más importantes del norte de España, a pesar de <<que se trata de un negocio de mucha guerra>> como decía el.
A pesar de tener una presencia permanente en todas las subastas de del norte de España, el industrial luarqués controlaba casi la totalidad de los mataderos comprendidos entre Salas y Mondoñedo. Y aunque parezca mentira, Jesús Méndez-Piedra afirmaba que existía diferencia entre los cueros de la zona asturiana y los de la provincia de Lugo. <<Las nuestra>>, afirmaba, <<son superiores de calidad, porque, el animal, habita en cama más confortable, mientras que en la zona gallega se nota la dureza de las condiciones de vida del animal, ya que la cama está hecha con variedades que llevan pinchos>>.

<<Parece ilógico y acarrea ciertos prejuicios, que la subasta de cueros de Asturias tenga que celebrarse en Madrid>>. Esta era la opinión de Jesús sobre uno de los principales problemas de la época. Con esta medida, señalaba que se perjudicaban a unos y se beneficiaban a otros, ya que si se subastaran los lotes por separado podrían darse diferencias de hasta quince pesetas en kilo entre las distintas calidades.
No es lo mismo, decía, un cuero de Oviedo, en donde se mata buen ganado, que uno de Langreo, ya que al ser de ganado de montaña tiene un cuero mucho más flojo. Antes de llevarse a cabo esta centralización del mercado, existían subastas en, Avilés, Gijón, y Langreo. Con esa medida, la subasta se hacía una vez al mes en Madrid.
Resultaba un tanto sorprendente que mientras los cueros tenían que examinarlos en Asturias, ya que no salían de la provincia, los compradores tenían que desplazarse a la capital de España para participar en la subasta. Esos cueros, además, casi siempre son adquiridos por almacenistas asturianos.
Jesús Méndez-Piedra era por entonces uno de los hombres más fuertes del complejo negocio de los cueros, y de su almacén de Luarca salían grandes partidas de ellos. Ya aunque sea de una manera indirecta, a través de una fábrica de Burgos, sus cueros eran exportados al mercado internacional, especialmente EEUU y a Italia. Pero, a veces, también, la venta al extranjero se hacía de manera directa y no hace mucho que el almacén luarqués colocaba cincuenta toneladas de cueros en Portugal.
Hoy en día el relevo de la empresa lo ha tomado el hijo de Jesús Méndez-Piedra, Jesús Méndez-Piedra Ortiz. La empresa se ha expandido a cotas internacionales, ya que exporta cueros a países como China, Italia, EEUU y Portugal. Aunque sigue vendiendo cueros a empresas españolas estacionadas en distintos puntos de la península.